sábado, 17 de marzo de 2012

Piedras para un jardín bello

La rocalla es una forma de decoración de jardines muy utilizada, se trata de una composición de piedras naturales y diferentes variantes de plantas, que juntos crean un elemento decorativo vital para el jardín. La situación de las rocallas puede ser diferente, las más utilizadas son las que se ubican a la entrada del jardín para resaltar todos los elementos del mismo, pero también se suele utilizar en la zona central del jardín, donde queda muy bien.

Las piedras como complemento. Primero necesita elegir las piedras naturales que formarán parte del jardín, es recomendable que sean de diferentes tamaños y formas, así quedará más completo y natural a la hora de decorarlo. Tendrá que colocar humus para que las flores y plantas tengan un suelo con nutrientes.

Plantas adecuadas. El siguiente paso es elegir las plantas para la rocalla, entre las que destacan la antenaria, aster, armeria, tomillos, diferentes tipos de narcisos, erinus, clavelinas, gencianas, campanillas y plantas bulbosas.

Armonía en el diseño. En cuanto a la ubicación de las plantas, los ejemplares más altos irían en el centro, después los de tamaño medio y finalmente los de tamaño pequeño, armonizando las flores en cuanto a colores y otras características. Las piedras más grandes serán los soportes de los demás elementos de piedras, por eso irán antes, y después las de menor tamaño. A la hora de realizar el diseño del jardín debe tener en cuenta que la composición final de rocas, piedras y plantas debe parecer lo más natural posible.

No excederse

Es preferible utilizar tres plantas como mínimo de las mismas especies. No incluya demasiadas variedades porque se puede ver recargado.

Esperar

No haga la plantación hasta varias semanas después de la construcción de la rocalla, para permitir el asentamiento de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada